Animales Políticos

Decía Aristóteles en su libro Política que el ser humano se diferencia del resto de los animales por su capacidad de relacionarse políticamente, es decir, la capacidad de crear sociedades y organizar la vida en ciudades. De esta manera, a la dimensión social que compartimos con los animales, Aristóteles definía la de “animal político” (Zoon politikón), que eleva el concepto de sociedad al de ciudadanía.

Actualmente vivimos rodeados de tertulias políticas televisadas e impregnadas de colores amarillosos, de debates “pseudo-políticos” encendidos en redes sociales con una simple cerilla y de titulares de prensa cargados de combustible “corrupto” y “desgreciado” que no deja de alimentar el motor de la indignación ciudadana.

Una ciudadanía cabreada, enfurecida, indignada, necesitada, desprestigiada, que se siente abandonada por sus representantes públicos y que parece que sólo tiene espacio en su cabeza para el más primario de los instintos y el que más nos asemeja a los animales: el instinto de la supervivencia.

supervivencia

Una ingente cantidad de indignados tomará decisiones de voto basándose en ese instinto de supervivencia, de manera que unas elecciones “democráticas” se convertirán en una especie de guerra por sobrevivir, de una última esperanza , como si lo anterior no haya servido de nada. – “El momento es ahora” repiten los que mejor han entendido cual es el mensaje a trasladar para lograr su meta, que no es otra que llegar al poder.

Nos enfrentamos a un año electoral donde la decisión de muchos votantes se tomará en base a criterios que tendrán que ver con nuestros instintos más primarios.

Ahora,  la disyuntiva que nos traslada la “casta política” es más concreta, más radical, ya que busca conectar con el electorado apelando a sus emociones, a sus frustraciones o a sus indignaciones, en definitiva, a nuestros instintos más animales.  O eres decente o eres sinvergüenza, o estás imputado o no lo estás, o eres rico o eres pobre, o eres empresario o eres empleado, o tienes coleta o no la tienes, o eres transparente o no lo eres, o facturas como persona física o como Sociedad Limitada Unipersonal, o estás con los tramposos o con los que no hacen trampas… El contenedor de izquierda o de derechas es, según manifiestan algunos, “un simple juego de trileros”…

Si Aristóteles levantara la cabeza y pudiera ver algunas de esas tertulias, debates o titulares, se tiraría de los pelos. Quizás, hoy en día, su definición de “animal político” está más cerca de algunos que sacan a relucir sus instintos más primitivos en esta especie de lucha por la supervivencia cívica en la que estamos convirtiendo el debate político de hoy en día.

Canarias Avanza con Europa
Gobierno de Canarias
PROEXCA para Canarias
Enterprise Europe Network
Unión Europea